Instalar este tema
Cuantos más libros lees, menos real parece el mundo en el que vivimos.
Un lector decepcionado del mundo.   (via hachedesilencio)

El ruido de sus tacones retumbava en la habitacion, cada paso parecia una nota, a los segundos estaba formando una hermosa melodia que nunca me cansaria de escuchar. Sus piernas desnudas, tonificadas y preciosas me embobesian, su pelo largo siempre tan alocado le llegaba hasta la parte baja de la espalda como me tentaba que este rosara contra su ropa interior. El maquillaje casi que no se le notaba, era muy discreta para quien la veia fuera de esa habitacion. Era una dama perfecta con la que puedes andar del brazo en el lugar mas fino y de seguro solo elevara tu status para la impresion de la gente, y la mujer mas lujuriosa dentro de aquella habitacion, con tacos y ropa interior solamente. Me hacia el amor como si me odiara, pero cada vez que me besaba podia describir cada uno de los sentimientos que sus ojos revelaban, no tenia escondites cuando estaba conmigo, siempre podia descubrir todo de ella sin que se diera cuenta. Su casa siempre tan fina, las luces siempre tenues para la ocacion, las sabanas perfectamente acomodadas, y yo ahi, sintiendome indefenso ante una mujer tan segura que hacia sonar sus tacos con mucha confianza, a la vez me sentia en mi terreno, capas de dominarla, capas de dejarme dominar, por ella siempre me dejaria dominar, por ella siempre me dejaria odiar, siempre y cuando ella sea la mujer que me desprenda la camisa, que saque mis mejores miradas, las mas complises sonrrisas, por que ella es mi mujer soñada.

amorporsexo:

Un par de cervezas, un par de tacones, un par de besos puede ser todo aquello que puede desear un hombre, pero ella es mas que un deseo, ella es un pecado, un pecado que cualquiera quisiera cometer, tan sencilla y provocativa, tan dulce y tentadora, tan tierna y peligrosa que con su mirada siento que toco el cielo, pero con su cuerpo me gustaría probar el infierno.

amorporsexo:

Un par de cervezas, un par de tacones, un par de besos puede ser todo aquello que puede desear un hombre, pero ella es mas que un deseo, ella es un pecado, un pecado que cualquiera quisiera cometer, tan sencilla y provocativa, tan dulce y tentadora, tan tierna y peligrosa que con su mirada siento que toco el cielo, pero con su cuerpo me gustaría probar el infierno.